Tesla Motors se encumbra con sus baterías para el hogar

Tesla PowerwallPor fin Tesla ha confirmado la infinidad de rumores que se habían creado en torno a su nuevo producto destinado al mercado doméstico. Ya es una realidad que la empresa de Elon Musk va a sacar al mercado la Powerwall. Se trata de unas baterías de uso doméstico que, en teoría, abaratarán los costes y recursos energéticos de los hogares mundiales. Supuestamente, la dependencia de la red eléctrica se verá muy reducida, lo que podría contribuir a un ahorro efectivo de recursos económicos en las familias.

Parecía que este momento no llegaría nunca. La presión provocada por los proveedores de electricidad y las dudas de los usuarios potenciales hacían pensar que las Powerwall sólo serían una utopía que no terminaría de materializarse.

Más de 40.000 pedidos de las Tesla Powerwall

Pese a que los equipos no estarán disponibles hasta el próximo año, la cantidad de encargos que ha recibido Tesla son brutales. Más de 2500 equipos completos que, cuentan con un total de 9 baterías cada uno y, en torno, a 38000 unidades por separado suman los más de 40000 pedidos anticipados de esta nueva tecnología doméstica.

Lo que prometen estas baterías es la posibilidad de acumular energía para hacer uso de las tarifas más económicas de luz. Funcionan almacenando la energía y potencia obtenida a través de diversos paneles solares que deben instalarse para ofrecer apoyo a los distintos dispositivos Powerwall.

El precio de las baterías domésticas por unidades no resulta caro en absoluto. El dispositivo de 7kWh rondaría los 3000 dólares, frente a los 3500 de la batería más potente (10 kWh). Si optamos por la opción de adquirir un equipo completo la inversión sería bastante mayor.

¿Realmente resulta más económico?

Para contestar a esta pregunta debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Partimos de la base de que un hogar medio requiere de entre 30 y 35 kWh para funcionar correctamente. Si hemos adquirido un juego completo de Tesla Powerwall tendríamos independencia energética durante unos 3 días.

Hasta aquí todo correcto, pero no hay que olvidar que estas baterías de Tesla funcionan con una fuente de energía externa. Es decir, es obligatorio instalar un conversor de energía. Este tipo de tecnologías deben ser instaladas por técnicos expertos, con lo cual, el precio aumentará considerablemente.

Por otra parte es fundamental tener en cuenta que el uso de estas baterías requiere una infraestructura de paneles solares muy compleja. Por este motivo, núcleos urbanos y algunas urbanizaciones con muchos apartamentos no serían aptas para hacer uso de la nueva tecnología doméstica que plantea Tesla.

Además, debemos tener en cuenta el caso específico de la legislación española. En nuestro país, la regulación sobre energías renovables y autoconsumo establece el abono de un peaje de respaldo para las viviendas que se autoabastecen con sus propios recursos. Se trata del famoso canon, al que se le conoce como Impuesto al sol. Este impuesto ha generado una enorme controversia entre las compañías energéticas y los consumidores, por su disparatada puesta en escena. Los detractores de este canon hablan de lo absurdo que es tener que pagar por utilizar los recursos del sol.

Por este motivo, en España, el uso de las Tesla Powerwall es posible que no se pueda rentabilizar debidamente. Si sumamos la inversión inicial de los equipos necesarios, más la adecuación de cada hogar y el canon obligatorio de autoabastecimiento, probablemente el ahorro sea ínfimo.